Las rubber dolls, la nueva tendencia dentro del mundo transgénero

Las rubber dolls, la nueva tendencia dentro del mundo transgénero

Una nueva tendencia dentro del travestismo está cobrando fuerza e interés, y se trata de las "rubber dolls" o en español "muñecas de látex", esta preferencia cada vez es más fácil verla en las calles e implica disfrazarse de mujer pero con una piel sintética.

Ahora no sólo se trata de conseguir una apariencia de mujer usando pelucas, maquillaje, tacones y otros accesorios, pues en este caso se puede encontrar a hombres transgénero que buscan aproximar su apariencia a una muñeca o un maniquí, lo que es conocido dentro de la comunidad LGBT+ como "rubber dolls".

Esta práctica radica en colocarse un traje de látex que se convierte en una capa adicional a la piel de la persona que se disfraza. La idea inicial es que el aspecto físico se acerque lo más posible a lo artificial, y además comprende accesorios especiales para la cara con una máscara especial para esconder el rostro y rellenos especiales para los senos, brazos y piernas.

Rubber Dolls

Se estima que esta práctica es desarrollada en su mayoría por hombres heterosexuales que buscan divertirse, y cuya estimulación es convertirse en muñecas.También se puede afirmar que estos hombres son hombres cisgénero que sienten placer con esta vertiente del travestismo.

Lea también: La transexualidad dejó de ser considerada como una enfermedad mental

Con el uso de todos los accesorios nombrados anteriormente, el rostro y la apariencia general de la persona que lo usa queda totalmente cubierta y las expresiones faciales quedan ocultas, lo que a mucha gente le causa impresión y miedo debido a que no conocen de esta práctica que viene cobrando auge.

La creación de este movimiento y esta nueva vertiente dentro del travestismo se le atribuye a un fotógrafo alemán llamado Peter Czernich, quien es el fundador de la revista de esta tendencia y define a las "rubber dolls" de la siguiente manera: “Deben ir vestidas totalmente en látex y llevar rasgos femeninos exagerados. Es decir labios grandes y brillantes, con pestañas postizas y uñas largas. Su comportamiento es de sumisión”.

0 comentarios

Escribe un comentario

Comentarios son moderados