El cruising: el método para ligar al estilo de la vieja escuela

El cruising: el método para ligar al estilo de la vieja escuela

Anteriormente ya hemos hablado sobre las aplicaciones y redes sociales para encontrar pareja, o ligar en un momento divertido con un total extraño ¡Nunca es mal momento para morder la manzana prohibida! 

Evidentemente la tecnología avanza, nos arropa y hasta se inmiscuye en la manera en la que nos relacionamos con otros y encontramos a ese chico que nos vuelve loco, ¿pero sabes lo que es el cruising?

A pesar de cómo han cambiado las cosas, el cruising sigue siendo una de las maneras tradicionales de ligar sin necesidad de utilizar las plataformas digitales.

Esta práctica se remonta a cientos de años atrás y el término surgió como una palabra clave dentro de la comunidad LGBT, para referirse específicamente a tener sexo de manera casual con un extraño. Simplemente era un mecanismo para reconocerse entre sí y además protegerse de los homofóbicos. 

A pesar de que son muchas las barreras que han caído contra la comunidad gay, este término se sigue usando no tanto para salvaguardar la integridad, sino para ir en búsqueda de una pareja sexual por lugares públicos, y por lo general de manera anónima.   

Esta actividad no ha decaído en lo absoluto, pues sigue siendo empleada para sentir esa adrenalina de ir caminando por ahí y conseguir una relación fugaz sin necesidad de hacer uso de las aplicaciones para ligar. Nada mejor que un cuerpo a cuerpo que surgió de una simple mirada ¿No creen? 

Cruising

Por lo general, el cruising se da en los espacios abiertos de los campus universitarios, lugares públicos como plazas o parques solitarios, así como en baños de los centros comerciales o salones de eventos. ¡Ufff! De solo imaginarlo, me siento tan aventurero.

La idea es sentir las miradas nerviosas y expectantes de aquellos quienes conocen de esta práctica, y que están al acecho de un momento de lujuria efímero.

Eso sí, la clave está en la naturalidad, así como éramos anteriormente en la que no necesitábamos del Internet para ir en búsqueda de satisfacer nuestros deseos más carnales.

Salgamos de casa y hagámoslo al mejor estilo de la vieja escuela. Y si ya lo has hecho, cuéntanos tu experiencia ;) 

0 comentarios

Escribe un comentario

Comentarios son moderados